¿Por qué un mundo feliz?

Eso fue lo primero que pensé al terminar de leer este libro, ya que de feliz no tiene absolutamente nada; no es más que una esclavitud disfrazada con falso optimismo, sin embargo, es una realidad que vivimos a escala actualmente. Definitivamente la negación de la existencia de Dios puede ser impulso a este tipo de redacciones; buscando una alternativa o una explicación a la situación actual de la sociedad. No sabemos que algo existe hasta que lo experimentamos de alguna forma, ya sea que lo veamos, que lo sintamos en nuestro propio ser de forma visual, verbal o física; y en la ausencia de ese “algo” es que buscamos llenar ese vacío. El autor ha creado el “SOMA”, sustancia que permite al ser humano evitar cualquier malestar; es un engaño cerebral que los mantiene “felices” y lejos de cualquier razonamiento, angustia o dolor. Pero no por tener una sustancia que pueda estimularnos física y mentalmente quiere decir que ese vacío ya no existe, al contrario, estos personajes lo hicieron más grande, en la búsqueda de la paz y orden social, la felicidad.

He aquí uno de los problemas actuales más fuertes “la felicidad”, que yo expresaría como una felicidad mal entendida. Estoy en el acuerdo de que la auténtica felicidad no es instantánea, sin embargo nuestra sociedad presenta la realización física del ser humano como un factor necesario para la felicidad, sin tomar en cuenta la sanidad emocional y espiritual.

El autor presenta la felicidad como un simple orgasmo energético, no es más que una metáfora del control y del poder de unos “cuantos”, sobre unos “otros”; los cuales han sido entrenados para ser quien ellos necesitan que sean, y no quienes deberían de ser. Preocupados por HACER y no por SER.

No creo que la felicidad pueda resumirse a eso, al simple control de las masas; sin embargo es lo que nuestro sistema actual de gobierno busca. Nos dice que somos dueños de nuestro propio cuerpo, sin embargo tanto liberales como conservadores aceptan la noción de que el cuerpo de un individuo no le pertenece a él, sino a su gobierno. Aquí en un mundo feliz y en la realidad no tenemos el derecho moral y legal de decidir lo que un individuo hace con su cuerpo, lo tiene el estado. Y pretenden hacernos creer que es nuestro, pero decidir sobre la vida del indefenso ser que crece en el vientre de una mujer es una violación a este “derecho intrínseco”, ¿Por qué una mujer puede decidir sobre su cuerpo y el bebé que existe en su vientre no?, ¿Por qué vale menos él que ella? Máxime si ese bebé que lleva en su vientre también es mujer. Esta y tantas ideas son las que nos venden como “derechos de libertad”, nos quieren tener esclavizados produciendo, mientras suben los costos de las cosas esenciales para vivir y por ende suben las horas de trabajo mientras que los salarios se mantienen o peor aún, bajan. Lo bueno es que somos libres de decidir sobre nuestro cuerpo.

Un mundo como el que ahora se presenta es una negación a la plena libertad, y hablo de una libertad que sana; no una que esclaviza y te lleva  a un comportamiento puramente instintivo, capaz de ser comparado con el de un animal; que solo duerme, come y se aparea. No es natural, vivir de ese modo no trae paz, ni orden social, por el contrario y como lo intentó demostrar John. Hay más que facciones para clasificar las clases sociales y su desarrollo, hay más que solo ser intelectual, hay más que solo un buen orgasmo, hay más que una droga, hay más que un figura esbelta, hay más que todo eso.

     Soy mujer, y creo que la mujer es el reflejo de la ternura y vulnerabilidad de Dios, que tiene belleza por develar al mundo. Y nuestro corazón como seres humanos, como hombres, como mujeres importa más que cualquier otra cosa en la creación. Los anhelos y deseos que sentimos nos hablan de la vida que Dios creó para cada uno de nosotros, John sabía que había algo más y lo anhelaba intensamente, él quería rescatar su corazón y liberarse para vivir como un hombre salvaje y lleno de vida.

“Un mundo feliz” es un libro que yo recomendaría puramente para hacer conciencia de una realidad que vamos a enfrentar si no defendemos lo único y más importante que tenemos, nuestra libertad. Entiendo que este libro es una crítica del poder y del control de un mundo utópico que juega con una sociedad llena de individuos incapaces de tomar decisiones y que en su desarrollo solo buscan un estado de placer instantáneo.

  • Un ensayo en clase por Alina GarcíaUn mundo feliz. Aldous Huxley. D. R. Editores Mexicanos Unidos, S. A.  1ª. Edición: Julio de 2008.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s